miércoles, 26 de agosto de 2015

¿Porque yo?

¿Qué quieres de mí? No tengo nada para ti.
 Estoy podrida. No creo que seas tan bueno
 ¿Por qué tan hermosos sentimientos hacia mí? 
Promete que si encuentras algo mejor te vas a ir. 
Aunque expresé mis motivos de quedarme 
volviendo a las nubes
 mis aliadas, a los gigantes de las colinas
 mis compañeros, 
las flores y a las estaciones testigos inquebrantables 
de mi promesa; 
era obvio que no me quería con el. Pero 
¿Si no estaba dispuesto a quererme por qué no
 simplemente me ignoró? 
¿Para qué vino con su rostro disfrazado de chispas y destellos esperanzadores? 
¿Para qué me hablo de irse conmigo a la playa?
 ¿Será que cuando veía que me alejaba quiso 
probarse a sí mismo que podría tenerme?






10 comentarios:

  1. Lo triste es que así es... Que el amor es tan rudo como eso...
    Nos hacen creer que nos quieren, que lucharan por nosotros y cuando ven que el camino se hace difícil prefieren retirarse a seguir luchando, así de cobarde es el ser humano.
    ¡Un abrazo!
    -Sabrina Gomes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esa es la triste realidad :c
      ¡Gracias por pasarte!
      Besos
      -Esther

      Eliminar
  2. Que bello escrito y triste a la vez.
    Escribes muy lindo Esther!
    Cariños

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Esther, acabada la fase del cortejo... la intensidad de la luz baja muchísimo. Dejamos de magnificar las virtudes del otro y el otro en nosotras.

    Mil besitos, preciosa y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus sabias palabras Auroratris :)
      Un beso!
      -Esther

      Eliminar
  4. ho que lindo, me hizo acordar a alguien que conocía.
    Besos esther <3

    ResponderEliminar
  5. Es una buena pregunta...

    Sin embargo, en estos casos, a mí me interesa mirar un poco más allá. Puedo preguntarme qué ves en mí, como lo hace la persona que escribe esta carta. Pero también puede preguntarse desde cuándo lo conoce. Y quizá recuerde que lo conoció al salir de una cafetería una tarde de invierno. Ahora pueden surgir más preguntas a partir de esa. ¿Qué hubiera pasado si un semáforo se hubiera puesto en rojo y el medio minuto tarde que llevaría él no hubiera permitido el encuentro? ¿Qué hubiera pasado si no hubiera habido una palabra que rompiera el desconocimiento? ¿Qué hubiera pasado si ese amigo no os presenta? Y así podríamos preguntar hasta que nos convenciéramos de que a veces, no existe una respuesta. Que las cosas pasan porque sí, aunque a mí me da bastante miedo que pasen porque sí... pero he acabado convenciéndome de que así es... Esto es lo que comento del inicio de tu texto.

    Lo que he sentido tras llegar al punto y final es que después de que todos los destinos del mundo mundial han hecho posible un encuentro, es preguntarme por qué somos tan miserables a veces. Por qué nos empeñamos en jugar. O peor en tratar a las personas como trofeos que engordan una lista... También me ha recordado a esas relaciones que comienzan de un modo perfecto. Donde no falta un detalle, donde no falta un "buenos días, princesa", donde mirar un escaparate es acordarte de esa persona irremediablemente. Y una vez se termina la conquista, se pierde el interés. Empezamos a dar cosas por sentadas, decimos "Bah, para que le voy a decir que la quiero si ella ya lo sabe", "Bah, para qué voy a comprarle ese chocolate si ayer se comió dos"... y somos capaces de inventarnos 20.000 excusas para no cuidar lo que tanto empeño nos costó conquistar. Damos por sentadas muchas cosas y al final... al final todo acaba muriendo, el jardín se acaba secando por falta de agua... Y yo no sé si esto es lo que ha pasado aquí. Tampoco sé si lo que ocurre es que aparece el personaje cruel en cuestión que sólo busca un rato de diversión sin pensar que la otra persona puede querer otras cosas. Y nunca entenderé que haya personas así. Sé que si un amor no es correspondido, es inevitable que haya daño. ¿Por qué no me quiere, si yo la quiero tanto? Pues por el mismo motivo por el que la quieres tú. Simplemente ha sucedido, pero tú no le gustas a la otra persona. Y aceptarlo, lleva su tiempo, su dolor, sus lágrimas...

    ¿Aceptas como respuestas a tus preguntas un "porque sí"? ^_^.

    Fíjate el debate que pueden dar tus textos Esther. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas sin palabras Juanjo, sin embargo son preguntas que uno mismo tiene que ponerse a analizar, no todo siempre tiene que ser un "porque si" en ese punto tendría que haber una razón obvia, para todas mis preguntas. Pero Gracias por tu comentario, siempre sabes que decir.
      ¡Besos!
      -Esther

      Eliminar

Espero que te haya gustado esta entrada y dejes tu Comentario :3 ♥